BLOG Ediciones Catay

​佳台書店 BLOG

EL SUTRA DEL DIAMANTE 金剛般若波羅蜜經


 

El Sutra del diamante o Vajracchedika-prajnaparamita sutra hay que enmarcarlo dentro de la tradición del Budismo Mahayana, o el Budismo del Gran Vehículo. Es uno de los más antiguos y venerados de la tradición budista.

 

Santiago M. Rupérez

Taipéi, 16 de julio de 2021

El año en el que Buda pronuncia su sermón sobre el Sutra del diamante es muy difícil de establecer. La vida de Buda en la India discurre durante los años de la Dinastía Zhou (1046 a.C. – 236 a.C.), que es la dinastía china de más larga duración en toda su historia. Si, según la antigua tradición del canon Pa-li, Buda murió a la edad de 80 años, lo más apropiado sería estimar que el sermón del Sutra del diamante tuvo lugar unos quinientos años antes del nacimiento de Cristo.


Durante su paso por nuestra tierra (563 a.C. – 483 a.C.), el Buda histórico no nos dejó nada escrito o, si lo hizo, no nos ha llegado nada hasta nuestros días. Fueron sus discípulos los que recogieron las enseñanzas de sus sermones y las fueron agrupando a lo largo de los años posteriores a su muerte en los diversos Sutras que nos han llegado hasta el presente.


El contenido doctrinal del Sutra del diamante es insondable en su profundidad. Quien desee conocerlo deberá vivir sus enseñanzas.

Las enseñanzas de estos primeros discípulos formaron la tradición budista conocida como Theravada o Enseñanzas de los mayores. También se conoce como la tradición del Budismo Hinayana o el Budismo del Pequeño Vehículo. Fueron los «ancianos o mayores» los que desde la India llevaron las enseñanzas más directas de Buda a los países del Sur-este asiático (Sri-Lanka, Myanmar, Tailandia, Cambodia, etc.), y es ahí donde aún permanecen vigentes. Los practicantes de esta primigenia tradición budista ponen un especial énfasis en el ascetismo personal y en la observancia de la doctrina, normas y preceptos trasmitidos por los primeros maestros. Esta tradición se conoce también como las enseñanzas del Budismo o Escuela del Sur.



El Budismo Chino o Escuela del Norte es otra forma de referirse a la tradición del Budismo Mahayana desarrollado en China y en los países de su influencia cultural. Los discípulos de Buda llegan a China en el año 146 a.C., aunque es posible que los primeros contactos sean mucho más antiguos. Con gran sabiduría y perspicacia, van adaptando sus enseñanzas a la manera de ser y pensar de la sociedad china. En este largo proceso de evolución y adaptación, se va creando y desarrollando un budismo chino que, siguiendo las doctrinas del Mahayana, irá incorporando muchos rasgos y enfoques propios del Taoísmo, así como del Confucionismo y otras escuelas tradicionales chinas.


En el fondo, todo es mucho más sencillo: tan sólo se trata de vivir nuestra auténtica realidad en la unidad de la vida, en el amor que a todos nos une.

El Sutra del diamante forma parte del grupo de Sutras que versan sobre la Gran Sabiduría, en sánscrito prajna y en chino 般若 = pan-re. Este grupo lo forman 600 códices, de los que el Sutra del diamante es el 577. Por la extensión de su texto, es uno de los más breves, pues tan solo cuenta con 5837 caracteres chinos. En su brevedad se ha condensado el alma de todos los códices dedicados al estudio de la sabiduría transcendental o la perfección de la sabiduría.


La traducción directa del chino que hace Santiago M. Rupérez del «Sutra del diamante» se hace sobre la versión de Kumarajiva, la más popular entre los budistas chinos. Hasta el día de hoy, su traducción es la más utilizada en todos los rezos privados y en la mayoría de las ceremonias budistas.

El contenido doctrinal del Sutra del diamante es insondable en su profundidad. Quien desee conocerlo deberá vivir sus enseñanzas. Si os fijáis en los títulos de las 32 secciones del Sutra, algunos de los temas que se consideran son tales como: visión de la realidad auténtica; purificación del karma; virtud y mérito; el no-yo; la unidad de visión, un solo cuerpo; la impermanencia; el conocimiento, etc. Son miles de libros los que se han escrito para explicar el significado de esta sabiduría trascendental. En el fondo, todo es mucho más sencillo: tan sólo se trata de vivir nuestra auténtica realidad en la unidad de la vida, en el amor que a todos nos une.

 

Este artículo es un extracto de la presentación que Santiago M. Rupérez escribe en Sutras de ayer y de hoy, Ediciones Catay (2014), una obra que podemos encontrar en formato electrónico y en papel.


El autor presenta en edición bilingüe chino-español dos de los sutras más antiguos y venerados de la tradición budista: el Sutra del corazón y el Sutra del diamante. La segunda parte del libro ofrece una colección de sutras que dan título a cada uno de los Sutras de hoy. Entre ellos, encontramos maravillas como el Sutra de la felicidad, el Sutra de la vida, el Sutra de la luz, el Sutra de los deseos, el Sutra del sufrimiento, etc.

 

Santiago M. Rupérez ha vivido en Taiwán durante más de cuarenta años y es un gran conocedor del idioma chino. Una sólida formación en Humanidades clásicas (Veruela, 1959.1963), una licenciatura en Filosofía (Univ. Comillas, 1966) y más de treinta años como seguidor de la tradición budista permiten un puesto de honor de Santiago M. Rupérez entre las personas más entendidas del tema en nuestra lengua.


18 次查看0 則留言